SHARE

Minutos finales, Ferrocarril Oeste le gana con un apretado 2-1 a Juventud Unida, y los visitantes manejan el balón con la esperanza de empatar el partido con un golazo de último minuto. El gol – bueno, el golazo – llegó, pero en la portería equivocada. El volante Juan Pereyra, presionado por los rivales, decidió pasarle el balón a su portero para que lo despejara, con tan mala suerte que su pase aéreo fue demasiado alto y sorprendió a Perelman adelantado. Este último intentó atrapar la pelota, pero era demasiado tarde, se metió en su propio arco y selló el destino del partido.

¡Recuerda seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram!