SHARE

Inicio de la liga holandesa PSV vs ADO Den Haag. Hasta ahora nada importante. Último minuto, el campeón PSV gana 2-1 ante ADO y el árbitro concede un tiro de esquina para el club que va perdiendo. El portero decide subir a probar suerte, ya no tiene nada que perder y todo por ganarlo. Martin Hansen nunca hubiera imaginado que anotaría el gol del empate para su equipo, y menos que lo haría de tacón, pero lo hizo. Luego del partido declaró que no tenía ni idea de qué había pasado, y que sólo siguió su instinto. Tremendo, ¿no?


¡Recuerda seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram!

SHARE